Diluyentes Opioides: 10 Consejos Sobre Cómo Usar Opioides Con Seguridad

Productos Farmacéuticos

La adicción a los opioides (analgésicos, como OxyContin, Vicodin, Percocet, y fentanyl) recientemente ha obtenido mucha atención ya que sobredosis fatales de los medicamentos han llegado a proporciones epidémicas. De acuerdo con New York Times, las sobredosis de fármacos ahora son la causa principal  de muerte entre americanos menores de 50 años, y la mayoría (más de 6 de cada 10) implica un opioide. Con los números alarmantes de sobredosis relacionadas con estas drogas, conocer los datos sobre cómo usarlos con seguridad  es más importante que nunca.

A menudo usados para aliviar dolor que va de moderado a severo después de una cirugía o lesión, o para ciertas condiciones de salud, los opioides son una clase de fármacos que están químicamente relacionados e interactúan con los receptores de para dicha droga en las células nerviosas del cerebro. Los analgésicos de opioide generalmente son seguros cuando se toman por un periodo corto de tiempo y cuando son recetados por un doctor, pero frecuentemente son mal utilizados porque producen euforia además de alivio del dolor.

Aunque la adicción se está incrementando, se necesitan más iniciativas de seguridad relativas a estos para ayudar a bajar estas estadísticas. Las directrices de seguridad para existen con el objeto de proveer a los profesionales de la salud marcos de referencia para saber qué evaluar, tratar y para controlar las necesidades individuales y preferencias de los pacientes con dolor crónico, que, actualmente, están usando o están siendo considerados para terapia de opioides a largo plazo.

Aunque estos pueden ser una parte importante del tratamiento, vienen con riesgos serios. Si tú o tu doctor optan por ellos para manejar tu dolor, sigue estas prácticas seguras para opioides para evitar el riesgo de adicción o sobredosis.

Tips claves en seguridad para opioides

1. Conoce los efectos secundarios

Los opioides pueden producir varios efectos secundarios serios como mareos y somnolencia, e incluso pueden afectar la habilidad de una persona para respirar correctamente. De hecho, tomar una sola dosis grande puede resultar en complicaciones fatales para respirar, de acuerdo con la NIH.

2. Disminución de opioides

Si tomarás opioides por un periodo largo de tiempo, la CDC sugiere ir disminuyendo la medicación con la guía de tu profesional de la salud. A menudo, cuando los opioides se dejan abruptamente, las personas pueden sufrir síntomas de abstinencia, por ejemplo, empeoramiento del dolor, náuseas, ansiedad, depresión, inquietud, pensamientos suicidas y otros efectos debilitantes.

The-Opioid-Safety-Checklist-10-Things-You-Need-to-Know-Immediately-Photo2

3. Nunca ajustes tu propia dosis

Tomar opioides en cantidades grandes o más seguido de lo prescrito hace que la adicción o una sobredosis se vuelan algo más probable, dice la Organización Mundial de la Salud. Si todavía tienes dolor después de tomar el opioide como tu doctor lo recetó, habla con él sobre formas más seguras para controlar el dolor.

4. Ten los opioides bajo llave

Las prescripciones de opioides podrían ser fatales para alguien que los toma por accidente. Asegúrate de que estos medicamentos estén lejos del alcance de los niños y no los compartas con otros miembros familiares. También, asegúrate de contactar a la policía si sospechas que tus opioides han sido robados.

The-Opioid-Safety-Checklist-10-Things-You-Need-to-Know-Immediately-Photo3

 5. Nunca mezcles los medicamentos

De acuerdo con un artículo reciente de la NPR, la combinación de los ansiolíticos, como Xanax, o medicamentos para dormir, como Ambien, con los medicamentos opioides puede ser mortal.

6. Manejo alternativo del dolor

Habla con tu doctor acerca de formas para manejar el dolor que no impliquen tomar opioides prescritos. Algunas de estas opciones, de hecho, podrían funcionar mejor y tener menos riesgos y efectos secundarios.

7. Sé sincera con tu doctor

Mantén a tu doctor al tanto y sé sincera y honesta sobre todos tus medicamentos actuales e historial de salud. Un historial de mal uso de fármacos y de condiciones de salud mental (como depresión o ansiedad) son especialmente importantes, ya que estos aumentan tu riesgo de efectos secundarios peligrosos, como sobredosis, dice un estudio reciente publicado en New England Journal of Medicine.

8. Deshazte de forma segura de cualquier pastilla no utilizada

No tires por el retrete tus fármacos prescritos o los tires en el lavabo, pues pueden dañar al agua potable, la vida silvestre, mascotas y personas. La forma más segura y opción responsable para el medio ambiente es llevar los medicamentos no deseados a un sitio para regresar fármacos (drug take-back site), dice la CNN.

The-Opioid-Safety-Checklist-10-Things-You-Need-to-Know-Immediately-Photo4

9. No mezcles los opioides con el alcohol

Los estudios muestran que mezclar opioides con alcohol aumenta el riesgo de un efecto secundario potencialmente fatal conocido como depresión respiratoria, la cual causa que la respiración se convierta en algo extremadamente  poco profundo o se detenga por completo.

10. Monitorea tu toma de opioides

Para evitar la combinación peligrosa de medicamentos, usa un diario para monitorear tu uso de cualquier medicamento prescrito y fármacos de venta libre. Mantén estos registros en un lugar seguro, y muéstraselos a tu doctor o farmacéutico cuando un medicamento sea añadido o cambiado.

Deje de pagar de más. Busque cupones y ahorre en sus recetas.

Acceso gratuito e instantáneo a los precios de RX más bajos en farmacias cercanas.


Ex: Lipitor, Gabapentin, etc.

Please fill out all form fields before submitting.