Vida Saludable

Qué hacer cuando todo lo que piensas es en comida

No hay nada de malo con ser goloso o un amante del #fooporn que emplea más tiempo y energía pensando en comidas que una persona promedio; sin embargo, si te encuentras constantemente pensando en la alimentación al grado de que esto interfiere con tu vida (independientemente del consumo de alimentos, la culpa alrededor de comidas pasadas, o la evitación de la comida en general),vale la pena conocer más  de los trastornos alimenticios para ayudarte a saber si podrías beneficiarte de la ayuda profesional para poder sacar a la comida de tu mente. Comprender los trastornos alimenticios es un paso muy importante para que puedas detener los patrones alimenticios disfuncionales y evitar que se conviertan en una enfermedad crónica que pueda tener efectos duraderos en tu bienestar físico y mental.

Comprendiendo los trastornos alimenticios

Hay 3 tipos de trastornos alimenticios que son reconocidos por la comunidad médica: comer en exceso (binge-eating), bulimia nerviosa y anorexia nerviosa. Purgarse sin cometer exceso y la ortorexia también son patrones de trastornos alimenticios que pueden interferir con la vida de una persona, aunque no están clasificados exactamente como trastornos alimenticios.

El trastorno alimenticio menos común pero más mortal es la anorexia nerviosa. De hecho, es el trastorno mental más fatal en general; las personas con anorexia podrían ya sea morirse de hambre o cometer suicidio. La anorexia está caracterizada por la restricción severa de calorías y frecuentemente una dismorfia en la cual las personas con el trastorno creen que tiene sobrepeso, incluso cuando están extremadamente delgadas.

En contraste, las personas con un trastorno de comer en excesos no pueden parar de comer. Para ser claros, el trastorno de comer en exceso es más que sólo comer de más de forma ocasional; es común que un ser humano ocasionalmente “coma sus emociones” después de una experiencia difícil o que las personas excedan un límite razonable cuando comen alimentos que parecen “adictivos”. Para ser diagnosticado con un trastorno de comer en exceso, una persona regularmente debe comer en excesos por un periodo de por lo menos tres meses. Frecuentemente, las personas que comen en exceso tienen sobrepeso u obesidad, ya que los excesos no son seguidos por una eliminación o ayuno. De acuerdo con la NIH, comer en exceso es el trastorno alimenticio más común en los EE.UU.

La bulimia nerviosa está caracterizada por comer cantidades excesivas de alimentos seguido por una “purga” que se realiza por medio del acto de inducir el vómito, el consumo de laxantes, un ayuno, o ejercicio excesivo. Las personas con bulimia podrían tener un peso normal y frecuentemente están preocupadas por la imagen corporal. Algunos individuos podrían simplemente purgarse sin cometer el exceso.

La ortorexia es la fijación en la calidad o la salud de los alimentos y dieta. Aquí los alimentos son colocados en las categorías de “bueno” y “malo”. Comer alimentos “malos” (tal vez comida chatarra o incluso categorías de alimentos como lácteos o gluten) causa  un autocastigo que se realiza por medio de un ayuno, ejercicio o directrices estrictas autoimpuestas de dieta. Estos hábitos alimenticios, aunque sí pueden ser de apoyo para una buena salud física, pueden convertirse en una obsesión que afecta las relaciones y la autoestima de la persona.

¿Qué tan comunes son los trastornos alimenticios?

Aproximadamente el 3% de las personas que tienen de 13 a 18 años desarrollarán un trastorno alimenticio en algún punto de la adolescencia, y ciertos grupos demográficos enfrentan un riesgo más elevado. Los trastornos alimenticios son 2.5 veces más prevalentes en las mujeres que en los hombres,  de acuerdo con las estadísticas citadas por la NIH; sin embargo, la National Eating Disorder Associationtambién reconoce que los miembros de la comunidad LGBTQ también enfrentan un riesgo más elevado de desarrollar un trastorno alimenticio, particularmente los hombres gay y hombres bisexuales.  Aunque la anorexia y la bulimia no son trastornos comunes en adultos, casi el 3% de los adultos sufre de trastornos de comer en exceso.

Cómo tratar un trastorno alimenticio

Múltiples factores podrían contribuir al desarrollo de un trastorno alimenticio, así que comprender estos requiere que tomes en cuenta influencias emocionales, mentales, sociales, familiares y posiblemente hasta genéticas en este grupo de enfermedades.

La mejor forma de tratar un trastorno alimenticio es hablar con tu médico para tener guía así como para un diagnóstico o acudir con un experto. Los médicos son los únicos que pueden diagnosticar adecuadamente tus hábitos alimenticios como trastornos y ayudarte a formar un plan de acción para tu tratamiento, el cual puede implicar diferentes tipos de terapia, fármacos prescritos, consejo nutricional e inclusive hospitalización para casos más severos en los cuales el individuo ha puesto a su salud en riesgo inmediato.

Para aquellos que están reacios a explorar si sí o no sus hábitos alimenticios reflejan un trastorno alimenticio, la National Eating Disorders Association ofrece un cuestionario sencillo de autoevaluación en el cual los individuos pueden percatarse de consideraciones claves, como qué tan seguido ayunan o se purgan, qué tan importante es su peso en relación con otros aspectos, y si sí o no han sido diagnosticados antes con un trastorno alimenticio, ya que la reincidencia no es común.

Después de completar el cuestionario, el individuo podría ser direccionado a una línea de ayuda (NEDA Helpline 1-800-931-2237). Por otra parte, los resultados no sugerirán un trastorno alimenticio sino que recomendarán que la persona busque ayuda si está experimentando sentimientos o comportamientos que están interfiriendo con aspectos de su vida cotidiana. Aunque el cuestionario no es una herramienta de diagnóstico en sí, puede ser una herramienta útil para instar a las personas a que busquen un diagnóstico profesional.

Por supuesto, un aspecto problemático de los trastornos alimenticios es que la persona que sufre de ellos no está al tanto de que tiene hábitos alimenticios insalubres. Si tienes amigos cercanos y familiares en tu vida que han expresado preocupación por tu salud y hábitos alimenticios, incluso si sientes que sus preocupaciones están fuera de lugar o parten de un malentendido, toma en cuenta sus preocupaciones y platica con un profesional. Las preocupaciones de tu sistema de apoyo podrían no tener fundamento, pero tu doctor puede confirmar que tú estás manteniendo unos hábitos dietéticos y actitudes saludables  con respecto a la comida.

Deje de pagar de más. Busque cupones y ahorre en sus recetas.

Acceso gratuito e instantáneo a los precios de RX más bajos en farmacias cercanas.


Ex: Lipitor, Gabapentin, etc.

Please fill out all form fields before submitting.